Mañana quiero ser alto, de anchas espaldas e inteligente

Nos hemos ido acostumbrando a lo inmediato, a lo exprés. La comida, las reuniones, el sexo, las dietas, las relaciones, el conocimiento, la salud, etc.

Vamos, muchas veces sin darnos cuenta, persiguiendo resultados. Esto nos desorganiza, nos hace perder el rumbo, nos angustia. Olvidamos que la vida es una sucesión infinita de etapas. Dejamos de disfrutar los medios y nos concentramos solamente en los fines.

A lo mejor tengo que cambiar mi visión” me decía una clienta. Su angustia la llevaba a cuestionarse la validez de la visión de su actividad que tenía 60 días atrás. No digo que esto no pueda ser posible. Suena sospechoso. Me da la idea de que considera que si cambia la visión por una un poco más austera, tendrá la garantía de lograr los resultados que necesitaría obtener para alcanzarla. Acá se pone en juego, entre otras cosas, el optimismo y el pesimismo con el que se enfrenta a la vida. Diría mi maestro Miguel: “lo que es importante es estar atento a la alquimia entre ambos”.

La visión nos marca el rumbo, de ninguna manera se trata de un punto de llegada. Es lo que aporta la energía (el deseo) para ponernos en marcha. Sólo eso, aunque sin eso todo queda en actos de voluntarismo y todos sabemos que la voluntad tiende a desinflarse el poco tiempo. La visión es “algo” que me resulta estupendo alcanzar, incluso, utópico. Luego vendrán las metas, los objetivos, las acciones.

lamparitaLa cosa es mantenerse en el camino, sostener las acciones, incluso, ante la adversidad, que se convierte en aliada para que apelemos a la creatividad y nos enraicemos. A medida que avanzamos controlamos la gestión y efectuamos aquellos cambios que consideramos oportunos. Si con ellos continuamos sin lograr los resultados deseados, podremos diseñar otras acciones, y así sucesivamente. Lo fundamental es mantener la visión, el surtidor energético del proceso.

Mi clienta viene de una importante reorganización de su empresa. Al iniciar este proceso estuvimos de acuerdo en que por seis meses no era viable que lográramos estabilizar la situación económica. A las palabras se las lleva el viento y la sensación de frustración es la que termina acaparando la atención de esta profesional exitosa empecinada en ver los resultados de una manera inmediata y además, detalle nada despreciable, ve a los resultados de una manera inapelable. La suya es la interpretación correcta. Poco espacio para mí, caramba.

Esto me ha sucedido, en lo personal, muchas veces. En algunas reuniones de trabajo suelo contar mi experiencia al separarme por primera vez. El día de la mudanza estaba triste aunque eufórico. Ese día en un par de horas armé mi nueva casa. Me senté a fumar un cigarrillo y apareció, de pronto, una pregunta en mi mente: ¿y ahora qué?

Confieso que resultó oportuna, aunque dolorosa. Esta pregunta me obligó a tenerme en cuenta. Allí surgió, enorme, mi ausencia como sujeto consciente de ese proceso que recién se iniciaba. Allí dio comienzo un camino de aprendizaje que aún, después de 20 años, continuo transitando.

La cosa no pasaba por tener la ropa acomodada, las cortinas colgadas, los sillones y hasta algún cuadro decorando el living. Yo, Oscar, tenía que habitar ese espacio y convertirlo, de a poco, en mi nuevo hogar. No resultó grato avivarme de esto. No recuerdo tantos detalles, pero seguramente me habré acordado mal de mi esposa y extrañado por demás a mi hija. Todo resultaba válido para escaparme de lo que tenía en manos, nada menos que reorganizar mi vida.

Cuando me comentan la frustración por no haber alcanzado algo que se proponían alcanzar, siempre cuento este hecho de mi vida. Al vivir, tejemos nuestra propia vida. Está en nosotros lograr un tejido endeble y apurado o contar con una red resistente. Esto lo decidimos nosotros.

Nada es definitivo, todo lo que hacemos es parte del misterio sagrado de la vida, le dije a esta misma clienta el día que tenía que presentar un trabajo en un congreso.

Nos sobran los ejemplos de actitudes asumidas como si la vida se terminara con algún hecho puntual. No nos damos cuenta que luego la vida continúa, como siempre, con su cadencia, con sus alegrías, sus tristezas, sus empeños, sus sueños. La vida es eso, una maravillosa puesta en escena constante. Podemos aceptarla o resistirnos. Es nuestra decisión. A la vida la vamos haciendo nosotros mismos. Primero uno y luego con los otros.

Para alcanzar esta visión de la vida, como un proceso, no hay una receta. La única manera de lograrlo es teniendo cuenta la insatisfacción que se obtiene cuando la enfrascamos en hechos aislados. Esto nos fragmenta. Nos perdemos la riqueza de sentir que estamos vivos, amasando nuestra propia obra. Consciente o inconscientemente, escribimos la obra de la que seremos, además, los protagonistas.

Las palabras nos juegan una mala pasada. Nos creemos que diciendo algo, modificaremos nuestros supuestos y los resultados que obtendremos. Únicamente lograremos algún cambio cuando conscientemente nos propongamos hacerlo, ya que no deseamos continuar con la insatisfacción a cuestas. La insatisfacción es un excelente indicador para disparar reflexiones individuales o grupales. Reconocerla es un acto de coraje y es el puntapié inicial de un proceso de aprendizaje.

Claro está que como nos terminamos acostumbrando a casi todo, nos acostumbramos a estar mal y somos capaces de continuar eligiendo sufrir en lugar de hacernos responsables de los resultados que obtenemos mediante el ejercicio de nuestra libertad de elegir nuestras acciones.

Mi clienta deberá revisar qué desea lograr en su actividad. Tener una visión de aquello que le encantaría alcanzar, de cómo se ve en 5 o 10 años y a partir de esa visión es posible trazar un mapa que irá siendo corregido a medida que se vaya avanzando. No sabemos a ciencia cierta por dónde transitaremos, será una sorpresa. Acá es cuando se requiere nuestra entrega al tan mencionado aquí y ahora.

Es nuestra responsabilidad individual delinear nuestra visión. No hacerlo es carecer de rumbo, andar a la deriva. Además de resultar muy angustiante termina consumiendo nuestra energía en acciones que terminan en el corto plazo. Nuestra autoestima, al apoyarse en este tipo de acciones no logra solidez y queda a merced del logro o no de esos resultados cortoplacistas que buscamos.

Sin darnos cuenta, parafraseando a Mamerto Menapace (La pavada), nos quedamos en la pavada, viviendo como pavos, sin poder dar rienda suelta al cóndor que hay en nuestro interior.

Oscar O. Conti

Atiendo y administro mi farmacia barrial y brindo servicios de consultoría sobre diagnóstico y aprendizaje de las organizaciones.
Estudié Farmacia y Bioquímica y Ciencias Económicas en la Universidad de Buenos Aires.
Me especialicé en Planeamiento y Control de Gestión.
Trabajé en organizaciones multinacionales y locales y como consultor independiente en empresas argentinas e internacionales.
Coordiné seminarios y talleres sobre planeamiento y control de gestión en la Universidad de La Matanza, y en diversas organizaciones con y sin fines de lucro.
Trabajé como voluntario en el Programa de Salud Mental del Hospital Pirovano coordinando talleres vivenciales.